Bicicleta

La bici de AdriánLa dibujó y al terminar me la entregó diciéndome: le hice una línea punteada para que sepas cómo recortarla, sólo sigue la línea, no te equivoques…

Antes del diagnóstico pensaba ¡qué falta de fe! ¿en verdad seré tan mala madre? Pero cuando por fin me acostumbré a la idea de que la fe es algo tan abstracto y que la realidad de Adrián no tiene nada que ver con intangibles sino con hechos concretos y constantes, sólo entonces dejé de tomarme de manera personal esa “falta de confianza”, además, ¿qué sería de mí si yo fuera su todopoderosa heroína y si creyera ciegamente que soy infalibre?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s