El aire convierte mi canto

en suave pena,

nostalgia pletórica de antiguas edades.

 

Delicado murmullo

parecido a los primeros sonidos del otoño;

más como pequeñas hojas crujientes,

menos como gritos ahogados.

 

Extiendo mis brazos al viento,

pinto mis sueños de amanecer

y dejo que vuelen hasta ti

al final de su travesía.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s