La belleza…

No quiero que me llamen guapa,

la belleza que pretendo

se esconde en la brillante arena del desierto,

en el rugido del viento

que precede a la primavera.

 

No se toca ni se mira,

se siente como una caricia en las mejillas,

se anhela como el atardecer marino

de cielo naranja;

se antoja como las gotas de lluvia

de un cálido verano.

 

No quiero verme linda,

quiero ser hermosa

como la nostalgia de vidas pasadas,

como la voz de la brisa vespertina,

como los cantos antiguos de mis hermanas.

 

No me digan guapa,

la belleza de mi existencia

es como la danza de la Tierra,

se mezcla y entreteje

al ritmo de la tinta y el canto,

y la palabra y el amor…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s