Encontrar en mi mirada, la belleza

Un tolteca es un artista del amor,
un artista del espíritu,
alguien que, en cada momento,
en cada segundo, crea el más bello arte:
el arte de soñar.

La vida no es más que un sueño,
y si somos artistas,
crearemos nuestra vida con amor
y nuestro sueño se convertirá
en una obra maestra de arte.

RUIZ, Miguel. La maestría del amor.

*.*

Aunque viajemos por todo el mundo para encontrar la belleza,
debemos llevarla con nosotros para poder encontrarla.
Ralph Waldo Emerson (1803-1882)
Poeta y pensador estadounidense.
*.*
“Reivindico el espejismo de intentar ser uno mismo,ese viaje hacia la nada que consiste en la certeza

de encontrar en tu mirada:

la belleza…”

Luis Eduardo Auté


*.*
Frecuentemente la belleza es un tema que llama mi atención, en todo sentido, es un tema del que me gusta mucho hablar, pensar y escribir.
Esta mañana por una razón que no viene al caso mencionar, recordé esa pregunta que, desde el momento en que la escuché, constantemente vuelve a hasta mi mente para intentar responderme ¿cómo se manifiesta en mí la belleza? ¿cómo se manifiesta en los demás la belleza?
Es una pregunta hermosa en verdad porque da por sentado que todos los seres humanos somos bellos pero no de la forma en la que esperamos sino de una forma individual y peculiar, profunda y trascendente, esa forma que me hace ser yo y no otra persona, eso que me da las características para ser “x” y no “z”. Es un cuestionamiento que nos obliga a introducirnos en la introspección, que nos reta a abrir los ojos, a dejar de ser
comúnes para ir más allá; ya lo dije una vez: la humanidad no se divide en “feos” y “bonitos”, no reduzcamos de manera tan  vulgar las posibilidades de disfrutar de la vida y de encontrar el amor.
Pero, ojo, al escribir “encontrar” el amor, no me estoy refiriendo a encontrar pareja, eso es otro asunto del cual no puedo hablar mucho, cuando digo “encontrar el amor”, me refiero a ese amor que se encuentra en nuestro interior del cual muchos ya han hablado.
La reflexión que me trajo hasta este punto tiene que ver con “quererse uno mismo”, el amor y la belleza son dos temas que se relacionan; estaba conversando con una persona y hablábamos de autoestima y de quererse a sí mismo; a veces decimos que nos odiamos, porque no tratamos a nuestro cuerpo como deberíamos, nos agredimos, agredimos a nuestra sexualidad, nuestra intimidad, incitamos a otros a que nos agredan de la misma forma, a que nos invadan porque pensamos que si no les permitimos esa “intromisión”, ya no querrán estar con nosotros, a veces es cierto, hay personas que se van de nuestro lado en cuanto ponemos un alto a la agresión.
Pongamos un simple ejemplo: yo soy “Fulanita”, tengo una pareja a la que le gusta exhibirme y permito que me trate como objeto sexual (la recompensa inmediata, seguramente es que ese hombre que es mi pareja se siente poderoso porque tiene una novia “digna” de ser exhibida), esa es una forma de agresión, sutil, sí, pero es agresión porque uno no exhibe a quien ama, uno protege a quien ama.
Digamos que me doy cuenta de que mi valor no se reduce a la forma en la que luzco, sino que es todo un conjunto de cosas que me hacen única y decido cambiar y poner un alto a esa forma de agredirme, entonces, es posible que mi pareja ya no quiera estar más conmigo; si es así, puede irse por donde llegó, porque entonces no está conmigo por las razones correctas. Pero lo que somos, lo que sentimos hacia nosotros mismos es otro asunto, eso no podemos soslayarlo ni tirarlo por la borda, sobre nosotros y lo que experimentamos al mirarnos a un espejo o al mirar en nuestro interior, sobre eso, sí que debemos trabajar un poco más, huir, no es una opción.
El punto es que a veces no sabemos cómo expresarnos amor a nosotros mismos porque no sabemos qué es lo que miramos; es muy común encontrar qué cosas -física, mentales, espirituales o emocionales- nos gustan de otras personas, pero ¿y qué hay de mí? ¿qué rasgo personal me hace el hermoso ser humano que soy? ¿qué elementos de mi cuerpo, de mis pensamientos, mis emociones, me hacen ser yo y me otorgan distinción entre los demás? A veces es sólo eso, no es que nos odiemos, no es que no nos queramos y por eso vamos por la vida arrastrando la cobija porque el otro no nos quiso, es más bien que no sabemos cómo querernos primero nosotros (y digo nosotros porque también algunos hombres necesitan un poco de amor propio), no sabemos cómo querer a esa persona desconocida que miramos en el espejo por las mañanas y no sabemos porque no la entendemos, ni sabemos cómo se manifiesta en esa persona, la belleza.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s