No todo es lo que parece…

12 de febrero del 2013.
Hoy, como muchos días de mi vida desde hace 4 años (y como seguirá durante muchos años más con seguridad), mi tarde fue de cita médica de emergencia, mi hijo estuvo a punto de entrar en crisis asmática ya que en los días pasados el clima no nos ha favorecido porque nuestra ciudad tiene una particularidad: es seca y si el viento sopla, se vuelve más seca aún, si tienes un hijo con principios de asma, no resulta una buena combinación, hoy fue el día.

Como no había nadie en casa que me pudiera llevar, aunque el consultorio de la doctora queda cerca, pedí un taxi tanto para ir como para regresar a casa.

Antes de ir a casa, debíamos pasar por una farmacia para comprar el medicamento, en la entrada del estacionamiento una señora en un auto de lujo no pudo entrar y entonces mi taxista le ganó el tirón, no de una manera grosera, sino simplemente por una cuestión de supervivencia ya que la entrada a esa farmacia da directamente a una avenida de alta velocidad y gran tráfico.

Yo salí del taxi y la señora del auto gigantesco aún estaba batallando para virar su auto y poder entrar, creo que “no libraba” aunque el cajón es de un tamaño estándar (como lo marca la ley de tránsito).
Entré y las señoritas dependientas tardaron un poco en encontrar mis medicamentos, luego entró la señora que no se podía estacionar, echando padres y madres preguntando quién era el dueño de un auto blanco y un señor que ya estaba pagando su cuenta se acercó a la señora y le preguntó: ¿por qué señora? ¿le pegó?, a lo que la señora respondió: “es que la culpa la tuvo ese taxista que se me pegó mucho, bla bla bla bla”, se giró tiró algunos productos en exhibición y en eso yo dije por lo bajo: “no señora, usted fue la que no pudo meter el auto, el taxista ya estaba en el cajón cuando usted aún estaba sobre la calle…” y la señora seguía maldiciendo contra el taxista que me esperaba afuera de la farmacia con mi madre y mi hijo abordo.
Cuando encontraron mi medicina, me dirigí a la caja para pagar y la señora estaba delante de mí, seguía hablando mal del taxista y le preguntó a la cajera si el medicamento era para el estreñimiento a lo que la señorita que la atendió le respondió negativamente pero la cajera ya había marcado el producto y pasado la tarjeta de crédito de la señora que les preguntó ¿y qué hago? Es que el doctor se equivocó y ya salió para Cuauhtemoc y yo necesito esa medicina…¿qué hago?
La cajera le dijo: ya marcamos, pero si quiere le regreso el dinero en efectivo. Así fue y cuando salió la señora le empezó a hacer gestos y manoteos al taxista, quien por cierto, no tenía ni idea de que él era el culpable de que la señora haya chocado contra el auto blanco.
Yo no quiero moralizar cuando escribo, simplemente que cuando regresábamos a casa, mi mamá, el taxista y yo nos reímos porque les dije: al principio me cayó muy mal la actitud de la señora, pero cuando ví qué tipo de medicamento necesitaba, comprendí todo y si acaso hay una moraleja es: la próxima vez que te topes con alguna persona irracional, no la juzgues, probablemente tiene estreñimiento.

Anuncios

5 Comments

    1. Pues más le vale a esa señora hacerse cargo de su vida porque resulta más que obvio que es la típica persona que le echa la culpa de sus penas a los demás, pero nunca se hace responsable. Y me quedé pensando ¿cuánto tiempo tendría así? jajajaja y lo peor es que no se resolvió su “problemita” porque no le dieron el medicamento correcto…tons imagínatela cómo estaría para la noche.

      Responder

    1. Sí me imagino la incomodidad. El pequeño guerrero espartano ya está mejor, gracias, creo que ya terminó por ceder y entender que las nebulizaciones son parte de su infancia.

      Responder

  1. si está acreditado que el estreñimiento, genera muy mal humor, es de las preguntas básicas para conocer el carácter de una amistad nueva.
    no sabia que era asmático, el niño ferrocarrilero. arre.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s