VIII.

De-gustémonos

sin más razón que ésta:

¡Ah, cómo me gustas!

Anuncios