VI.

Desgarrémonos

los amaneceres ventosos de octubre,

las lunas llenas que no aullamos,

los soles eclipsados que no te pude compartir.

 

Desgarrémonos

las ausencias y las presencias,

los versos,

los pasos,

los besos,

los impulsos y los apetitos.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s