IV.

Enjuguémonos

los llantos y los tormentos,

la flora, la luna y la erografía;

llovamos

antes de que el otoño

nos seque las aguas del amor.

Anuncios