De cuando el sonido de la pluma me hipnotizó.

Según mi recuerdo de aquel día, hacía mucho calor, era un calor extraño, sofocante, húmedo y desagradable, sentía la piel pegajosa pero tenía que estar ahí y por nada del mundo podía escaparme…

Empecé a escuchar a lo lejos, como en otra sala el rasgueo de una pluma sobre el papel “¿qué sonido es ese?” -pensé- y entonces comencé a voltear para todos lados, se suponía que estaba sola en aquel inmenso salón estilo cátedra, tan grande, taaaaan grande y para mi sorpresa no era así; lo curioso es que nunca lo vi en clase, no me resultaba familiar, pero si estaba ahí seguramente lo pasé inadvertido, lo que sería muy raro aunque, tal vez no era de esa clase, tal vez tomaba clase con el mismo profesor pero no con el mismo grupo o tal vez sólo me estaba cuidando aunque, ¿para qué cuidarme si ahí estaba el profe, ¿el profesor? ¿a dónde rayos se fue el profesor? ¡BASTA!  “concéntrate, concéntrate, concéntrate, con…ce-n…” ¿qué hace? ¿por qué viene hacía acá? ¡Oh, qué alto es y tiene mirada de…de…de…

-Hola ¿todo bien?

– Ho-la, -le respondí apenas articulando palabras y al levantar la mirada para observarlo bien, me di cuenta de todo.

Anuncios

2 Comments

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s