Dibujo en tu espalda

los versos que caen

cortados por la espada de la noche.

 

Más te pareces al del espejo,

más me parezco a la luna,

caminas en penumbras;

murciélago soy,

descifro tus pasos.

 

No llego,

no alcanzo,

me esfumo.

 

Coloreo tu llegada

a la hora del paraíso

cuando el alba me canta al oído.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s