Un hechizo antiguo

Tenía ganas de mirarlo, no, no, no; la verdad es que tenía ganas de darle un beso y más ganas tenía de que al separar mis labios de los suyos me tomara de la nuca y me plantara otro beso… pero no, lo único que hizo fue tejer un hechizo contra mí, sacó una bolsilla de fieltro de su túnica y me lanzó unos polvos brillantes que al caer no sólo lanzaban iridiscencia, sino que emitían unos breves y agudos sonidos que apenas eran perceptibles al oído humano.

Pronunció la palabra antigua en un idioma que desconozco y entonces quedé hechizada…anduve por el mundo vagando sin un rumbo fijo hasta que entonces, llegué a un paraje desolado, sin nada a mi alrededor, únicamente un suelo requebrajado bajos mis pies, seco, desértico.

El viento me rozó la cara y desperté, abrí los ojos y ahí estaba él, parado frente a mí, con los ojos brillantes y los labios incitantes…aquellos instantes me parecieron eternos y entonces…

Anuncios

2 Comments

  1. Ooooooooooooooh, super!!! claro que me gustaría darme una vuelta, de hecho ya lo hice pero en algún momento pensaba pedirte un mapa, jajajajaja, porque tiene taaaaaaaaaanta información que me perdí. 🙂 y justo hoy me pones una recomendación, eso me gusta. Gracias y ten por seguro que lo leeré.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s