Desgarres virginales VII

Te invito…

¡No!

¡Te reto a que me desgarres!

con un beso,

una caricia,

con tu lengua,

tus labios

tu voz,

con tus palabras…

Con un verso rojo,

con aquella luna madura

que se cae a pedazos sobre tu cabello,

con los ojos que le robaste

a la Artemisa de mis veranos,

con tu espada y tu escudo…

Anuncios

3 Comments

  1. Creo en ti pero no en mí.

    Sólo en tu amor y en tus mordiscos,

    sólo en tus abrazos, caricias y pellizcos,

    sólo en tu piel y en nada más.

    Ardes la cama y ardes mi cuerpo frio.

    siento cuando abrazas,

    siento cuando respiras,

    siento cuando me clavas,

    y siento tus anhelos.

    Me llenas al tenerte,

    eres mi cura y mis vendas, y

    mi merecida penitencia y castigo.

    Y cierro lamentos y ansiedades.

    Te amaría con mi alma, pero no está,

    y sin embargo te amo tan fuerte,

    que hasta lastima, duele, escuece y amorata.

    Humilla, hiere, enferma y ahoga.

    No sólo a mí, también al resto.

    La perdí para poder alcanzarte,

    la deje a un lado, la menosprecie, la tiré,

    y ahora, creo en tu alma pero no en la mía.

    Y ahora quiero entregarme para siempre a ti.

    Responder

    1. esa respuesta a los desgarres virginales me gusto… en un lenguaje claro y sencillo creerentodo mostró su fuerza y su pasión para con las letras, para con el amor

      Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s