Desgarres virginales IV

Mi castidad nació madita

terminó por condenarse

aquel día que pasaste junto a mí.

 

Te devoré con mi olfato

y tú me rompiste la vergüenza

al quebrantar mi pudor

con esos ojos de lobo hambriento.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s