El negro horizonte

me llena las pupilas de olvido;

dibujo en el cielo

una marca de muerte.

Cierro mis pétalos

uno a uno,

desilusión,

desamor,

olvido,

dolor…

Las flores se ven opacas,

las aves no cantan,

todo es neutro…

no negro, no blanco,

no triste, no doloroso,

neutro,

sin vida, sin pasión.

Todo es normal,

no se distingue

una voz de otra,

un color de otro,

mis ojos se parecen a los tuyos,

prefiero el abismo,

prefiero la negrura,

que la tranquilidad del gris.

Anuncios

4 Comments

  1. auch!! pero cada vez letreas mejor y mejor…. te avientas al vacio y tocas los puntos y las fibras correctos.. ay si me lego un chorro que quieras jejeje

    Responder

  2. Con dotes de gitana, te pavoneas.
    Pasas frente a mi, mostrándote, desprovista de pudor.
    Te gusta que te observe, que te acaricie.

    Inerme y extasiado me has puesto
    Tanto así como combativo.

    Emocionado, alerta, altivo.
    Triste, nostálgico y malhumorado.
    Me pones a veces listo para los golpes.
    Y a veces me has pacificado.

    Te dejo, te vuelvo a tomar.
    Me duermo contigo en un susurro.

    Apareces en mis sueños y en mis despiertos
    En mis fantasías, parte integral.
    Escudriñando cada resquicio de mi insaciabilidad
    O a veces definiendo las cosas mas pueriles.
    Cambiando poco a poco con el paso del tiempo

    Más nunca envejeces o cansas.
    Cada vez, con los años, parece que pasas mas rápido.

    Me frustras, me alegras y me entristeces.
    Enterneces un atardecer o maldices la alborada.
    Creadora y destructora.
    Tenue e imperceptible tiñes con tu presencia la emoción
    Y le das sentido a lo que al mismo tiempo te define.

    Así eres. Tu nombre lo dice todo. Tu nombre dice tanto en tan pocas letras.

    Palabra.

    Y tú la usas con elegancia.

    Responder

    1. Oooooh!!! Eres la segunda persona que conozco que le escribe un poema a la palabra y qué interesante que siempre es así, la palabra es como nuestra pareja…me encanta esa ambivalencia, del “me encantas, pero también me enojas…” conserva eso y sigamos en este camino de la palabra. Si nos ha tocado, de nosotros depende no dejarla, ella nunca se va, pero a veces la manda uno al sótano y es cuando se vuelve contra nosotros o termina en el olvido. Bien hermano de letras, gracias por esto.

      Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s