De parejas y algo más…

Hoy tuve no una, sino dos de esas conversaciones que no deberían presentarse sin una aromática taza de café, por desgracia la distancia no lo permitió, aunque claro, pude haberme preparado un café mientras charlaba sobre la existencia, el amor, el desamor y la pareja…sí, sobre todo acerca de la pareja y este es el momento en el que mis detractores (porque los tengo y se me llena la boca al decirlo y mis dedos bailan de júbilo en el teclado al escribirlo) deberían exclamar ¡PERO ÉSTA ¿QUÉ DEMONIOS PUEDE SABER SOBRE LA PAREJA SI ESTÁ SOLA, SIEMPRE LA DEJAN Y NINGÚN HOMBRE LA HA QUERIDO COMO ESPOSA?!

Justamente eso es lo que sé, pero no en ese tono, yo me quiero un poquito más que la gente que no me quiere -por fortuna- y entiendo que no todos los seres humanos nacimos para vivir en pareja y a lo mejor por eso me piden tanto consejo…o a lo mejor sólo es porque como no tengo más que la obligación de cuidar de mi hijo a diferencia de las que deben cuidar toda una familia, yo suelo tener más tiempo libre entre una diablura y otra de Strudell… y como seguramente soy la única persona que está conectada al internet a la hora de las crisis maritales, me toca dar el consejo o escuchar la tristeza…

Lo cual, para ser sincera, con un cierto miedo a parecer morbosa, me gusta, no porque me guste escuchar los problemas de pareja, sino porque el ser humano es tan complejo, tan interesante, tan lleno de caminos y brechas que me resulta imposible resistirme escuchar a la gente, pero más irresistible me resulta preguntarles ¿qué te pasa?

¿Por qué no funciona una pareja? ¡¡NO LO SÉ!! Hay muchas razones pero casi todas tienen las mismas raíces: las diferencias y/o la falta de comunicación… de ahí deriva todo, de no querer cambiar aquello que podríamos cambiar para vivir en armonía con una persona que seguramente es opuesta a nosotros -sobre todo si se trata de una pareja heterosexual- y que por cierto, quizá esa sea la razón por la que nos gustó en primer lugar, pero luego de cierto tiempo nos damos cuenta de que esas diferencias pueden ser complicadas, molestas y hasta dañinas.

Yo no pretendo ser experta en el tema de pareja, no lo soy, claro que no, todo lo contrario, creo que yo siempre he hecho lo contrario a lo que uno debe ser y hacer cuando se tiene pareja; pero esa es mi bronca personal, hasta ahora el único ser humano por el cual me pienso dos veces las cosas mide un metro de estatura y tiene el 50 % de mi ADN, lo sé, lo acepto y lo asumo…no quiero que me corten las alas, es eso, significa que no estoy dispuesta a ceder por nadie que no sea el producto de mis entrañas y pago la factura por ello pero ¿qué hay de aquellos que decidieron pagar otra factura? La factura de tener que entregar parte de tu tiempo, tu dinero y tu ser para vivir en pareja…

Sucede que casi todos nos preguntamos ¿qué hice mal? ¿en qué me equivoqué? Pero lo cierto es que cuando algo no funciona en una pareja, casi siempre es responsabilidad de los dos, no culpabilidad sino responsabilidad, yo siempre me equivoco, me equivoco mucho y me equivoco con tooodo, como se dice: meto las cuatro…pero eso no significa que siempre haya sido yo la única parte del problema, sucedió que me cansé de esperar a que las cosas mejoraran por sí solas y no lo hablé a tiempo, generalmente hablé justo cuando ya fue muy tarde para remediar y si a eso le agregamos que los hombres no sólo no son adivinos sino que además tienen muuuuuuy poca intuición, bueno, entonces tenemos el kit completo.

Ya sé que generalmente me la paso diciendo, hablando y escribiendo sobre lo pesado que me resulta este mundo tan masculino, pero cierto es que yo misma soy demasiado masculina, para todo …ignoro si mi vida sería más fácil si estuviera más “hecha al modo femenino”, lo que sí sé es que no viviría muy contenta actuando de esa forma, no al menos de la forma en que esta sociedad espera que actuemos las mujeres, porque no creo haber nacido con vocación de mártir y, para ser honestos en este mundo, hasta mi madre sería más feliz si yo fuera más sumisa y menos hocicona…

Ceder o no ceder, cambiar o no cambiar, yo creo que cuando una persona siente que es demasiado cambiar por otra, entonces ahí tenemos nuestra respuesta: si mi novio, marido, amante o pareja no siente internamente la necesidad de cambiar aquello que podría por mí, ¿para qué le doy más vueltas? significa que para esa persona no valgo el precio…(y ello no significa que yo valga por mí misma…ojo, no se trata de tirarse como tapetes para que nos pisen o nos recojan)…y viceversa, si creo que esa persona me está pidiendo demasiado y no estoy dispuesta a realizar cambios, ajustes o sacrificios, entonces ¿qué espero para tomar una decisión?

Y no se trata de hacer los cambios en realidad, ni siquiera es eso, es un poquito más atrás, es una cuestión de voluntad, disposición y posibilidad; hace tiempo, yo debí tomar la decisión de dejar a una persona -aunque no lo hice- porque esa persona no estaba ni siquiera dispuesta a pensar en la posibilidad de casarse conmigo y se  lo dije: no es que quiera casarme contigo, no es que quiera que me propongas matrimonio, es tan sólo que me gustaría ver en ti la disposición para tomar esa decisión en algún momento, pero ni siquiera es así, tú de antemano, ya tomaste la decisión de cerrarte a esa posibilidad…  y sobre decir que esa relación no prosperó a pesar de que postergué mucho tiempo la decisión de decir: HASTA AQUÍ.

Creo, con todo mi ser, que a veces la falta de miedo nos detiene a tomar una decisión que puede ser dolorosa de momento pero las preguntas son muy simples ¿hasta qué punto estoy dispuesto a cambiar?  ¿veo en mi pareja la disposición para cambiar? ¿el amor es suficiente o ya no lo es? ¿vale la pena la factura que estamos pagando?

Lo difícil, lo verdaderamente difícil es dejar de lado el miedo para responder esas preguntas…

Anuncios

5 Comments

  1. En TODO tienes razón, la verdad es que la vida en sí es difícil y luego nosotros la complicamos más con cosas tan simples que se vuelven un problemón que después ya no podemos controlar…otras veces estás tan cansado de lo mismo que ya todo te da igual, o que ves que tu pareja y tu mismo no cambias las cosas para mejorar, se vuelve un circulo vicioso del cual la mayoría de las veces no puedes salir y terminas por explotar. Es igual si estás sola o si tienes pareja, todos tenemos cosas por que preocuparnos, o si tienes un hijo que si tienes 20 cada uno de ellos ocupa un espacio en tu corazón, yo por ejemplo que estoy casada y con mi cachetes hermosa te entiendo super bien lo que escribiste, dure 3 años sin trabajar por darle mi tiempo a Key y la verdad es que la casa es super difícil de llevar más cuando no tienes un trabajo aparte en que ocuparte, sólo estás viendo lo que falta y cosas por el estilo y la monotonía es el peor enemigo de los matrimonios…ahora que estoy trabajando de nuevo me distraigo un poco más pero el trabajo es el doble, y obvio el marido también demanda atención, así que ya son muchos trabajos para una misma persona, el ser mamá, ama de casa, esposa, el campo laboral, hija, etc. Es cierto que cuando hay amor todo se puede y le echas ganas las veces que sean pero cuando el amor se esta acabando ya es muy difícil que la otra persona cambie o que uno mismo cambie,entonces llega el momento de las decisiones importantes si seguir juntos o mejor cada quien por su lado y que sea lo mejor para los dos y si se tienen hijos lo mejor para ellos, porque para ellos no es lo mejor estar viendo pelear a sus padres todo el día o el rato que se ven…las relaciones son tan complejas!!!! Gracias por este escrito tan agradable y tan lleno de razón =)

    Responder

  2. Ah… es que me fascina la sinceridad de tu post. Franca, directa, sin rodeos. Aparte de que das justo en el clavo. Creo que si me separo, me voy a quedar soltero, permanentemente, a perpetuidad por todo el universo. ¿Exagero? Gracias por otra perlita tuya! Saludos cordiales desde Guatemala.

    Salut!

    Responder

  3. Efectivamente, las relaciones interpersonales son complejas y las relaciones de pareja debieran ser parejas. Pero hay tantas aristas que surgen en el camino. ¿Hasta dónde, hasta cuándo?

    En eso a veces nos toca ser el verdugo y otras el condenado. No digo que no sea lindo tener una pareja, pero no es una condición sine qua non, para vivir. Lo triste es quedarse ahí, anquilosada, intentando remediar lo irremediable.

    Además tenemos muchas cosas que son valiosas, rescatables y enriquecedoras.

    ¿Quién de ustedes conoce lo que es el amor? ¿De dónde sale ese ratón doméstico que todo lo corroe y nadie y nada puede exterminar?
    Aguilera, M. (2004) ¿Quién no conoce a Sammy MacCoy? En: Cuentos para después de hacer el amor. México: Suma de Letras S.A. de C.V.

    Responder

  4. Jijole pues si tienes toda la razòn, precisamente ayer tuve que callar a alguien de mi trabajo por esos pensamientos estùpidos que te ciñen en los standares preestablecidos socialmente y con los que obviamente no todos concordamos, yo no soy una mujer sumisa y no pienso es mas no puedo dejar de ser quien soy por conseguir un marido, al igual que tu las personas con pareja por alguna extraña razón me piden consejos, yo supongo que somos una especie de Curanderas… no todos nacimos para tener pareja, lo he aprendido y aceptado, lo tengo tan masticado que no se si sea bueno o malo, pero me gusta mi libertad, la disfruto y me acompaña y la prefiero a un yugo impuesto por quiensea, quien te quiera pues que te quiera como eres, pero no vale la pena dejar la dignidad aun lado por compañia, no puedo ni quiero darle gusto a nadie porque soy lo que soy y no lo voy a cambiar, ya no… claor que quisiera una pareja pero a fuerzas ni los zapatos entran…. mejor disfrutar lo que SI se tiene y ser feliz cualquiera que sea nuestra circunstancia sentimental…..

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s