Como la lluvia

Como la lluvia

que se filtra infame

por los huecos de la piel

y va a dar

al centro mismo de los huesos,

allá donde la sangre nace,

es el recuerdo,

calador,

húmedo,

excitante,

perturbador…

 

Agudo,

como los aullidos

del lobo nocturno

lunático.

 

Ansioso,

como el recién nacido

que busca el duro pezón

en los pechos pletóricos

de su madre.

 

Hinchado,

como el clítoris generoso

de la amante dispuesta

a gritar

sus mil orgasmos.

 

Pero más como la lluvia

en un día de lobo aullador,

en un día de alma mater,

en un día de sexo iracundo,

cuando todo se filtra

hasta el centro mismo

de la nada extendida.

Anuncios

4 Comments

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s