Renacimiento

“Cuando tienes que renacer una y otra vez,

cada día resulta más fácil perfeccionar la técnica”.

No, en eso te equivocas, en eso y en muchas otras cosas, pero no nos vayamos tan lejos, esto lo tendrás que recordar hasta dentro de muchos años, ni  hoy ni mañana porque andas en la luna: yo no soy quien pierde, eres tú, porque a final de cuentas no fui yo quien dijo si y luego no, no fui yo quien dio el primer paso, quizá cometí el error de dar el segundo y el tercero, pero nada más.

Yo sólo me equivoqué, tú en cambio hiciste tu juego, te inventaste una historia para que te creyera…y así fue, te la creí, me la tragué todita, ¡qué más da! ¡Bendito Universo que manda señales cuando uno más las necesita!

Así que sí, sólo fue eso, una mala toma de decisiones, en lugar de tomar un camino, tomé otro; pero me queda la lección, ahora aprendí que no se le puede creer a todo el mundo,  tú, en cambio, perdiste tu mano y todo por un descuido.

Y contrario a lo que puedas pensar, sí agradezco una cosa: la experiencia que esto me dejó para perfeccionar mi renacimiento.

Anuncios

2 Comments

    1. Aunque éste es un soliloquio de una dama que dijo lo que debió decir antes y que reflexiona sobre las ventajas de haber sido aporreada por el amor tantas veces, lo que hablábamos ayer…loqueras que a veces se me ocurren para no dejar de escribir.

      Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s