Adoración al Sol

Eres mi sol perpendicular,

alto y de pie

te me vuelves imponente,

creces ante mis ojos.

 

Eres mi gran sol

viril y poderoso,

surges en mi horizonte

para teñirlo de atardeceres,

largos y profundos.

 

Surges dispuesto

a provocar mi geografía completa ,

envías tus rayos

terremotos y huracanes

a la capa interna

de mis sensaciones.

 

Yo tierra húmeda

fértil y dispuesta,

interpreto la danza perfecta

con ella

te ofrendo mis colores:

el rosado amanecer,

el rojo de la tarde en el desierto,

el azul de los mares inmensos,

el verde fresco de mis bosques.

 

Mis aromas:

el perfume de mis flores,

o el rocío que cae sobre las hojas.

 

Mis temperaturas:

la humedad de mi jungla feroz,

o el desierto encendido.

 

Mis depresiones,

mis cuevas,

mis relieves,

mis colinas,

mis caminos…

 

Escucho

la música del universo,

bailo al ritmo de la naturaleza,

elevo una plegaria,

entono un canto de adoración,

mis rodillas tocan el suelo frío.

 

Te me vuelves fecundo en los labios,

me iluminas con tu luz de vida,

concluyo mi ritual.

 

Te haces real

te siento cálido y abundante,

erguido;

como mi sol perpendicular

te vas al crepúsculo,

yo,

tierra permancezco viva,

húmeda,

hermosa,

fecunda,

florida.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s