Como la llanura

Soy llanura libre,

indómita,

vasta,

extensa,

fértil,

dorada.

 

La sangre que corre por mis venas

es como el riachuelo salvaje

que desemboca en el gran río

abundante y lleno de vida.

 

El dorado de mi superficie

es del color del sol

que arde en mi piel.

 

El color de la noche silvestre

es tan obscuro

como el iris de mis ojos

que brillan con luz propia

de verano ardiente

y otoño taciturno.

 

Bajo las plantas de mis pies

descansa el suelo

que sostiene la vida,

inquebrantable,

irrefrenable…

vida.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s