Noches sin desvelo

Qué tristes,

qué dolientes

me resultan las noches sin desvelos.

 

Tomaré mi capa,

iré al bosque espeso,

allí me esperan ya

todos mis sueños de papel,

mis amores de carbón,

mis luchas inacabadas.

 

Voy a construir un altar,

trazaré mi círculo de poder;

cuando el reloj marque la media noche

en la obscuridad de mi alma y de mi corazón

ofreceré un sacrificio a la Diosa.

 

Consagraré mis días restantes,

hilvanaré mis nostalgias,

la daré color a mis penas,

marcharé

hacia las promesas no cumplidas,

a ver si me resultan

menos tristes,

menos dolientes

estas noches sin desvelos.

Anuncios

3 Comments

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s