Aullidos

Como lobos salvajes

nos hemos reconocido

¿por dónde llegaste?

¿cómo fue tu mirada a posarse en mí?

 

Era noche de luna llena,

el cielo brillaba entonces,

escuchaste mi aullido,

corriste a observarme.

 

Olfateaste mi esencia de mujer loba,

sabes que somos iguales,

nacimos en manadas distintas,

lejanas,

y cantamos a la misma luna,

y corremos al mismo ritmo…

 

Ahora…mañana…

al final de tus días,

cada vez que escuches

un aullido agudo y doloroso

te preguntarás ¿será mi mujer loba?

aquella que dejé libre,

aquella que supe mía

pero nunca pude, ni quise

ni supe cómo atrapar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s