Letras

¿Y por qué me iba a arrepentir

de haberme embriagado

con el inquietante néctar de tus letras?

 

¿Cómo calmo a mi corazón de volcán?

 

Ya no importa,

arderé dolorosamente

para siempre… embriagada.

 

En mis sueños te dí

uno a uno mis cerrojos,

una a una mis armas,

mis secretos,

mis delirios…

 

Desperté del sueño,

sigo embelesada,

pero nada quedó,

sólo mi pluma,

sólo mis letras,

un eco,

un espejismo

del que nunca sabré

cuán real fue.

 

No me arrepiento

de haberme embriagado

con el inquietante néctar de tus letras,

si tus letras me dieron vida,

más vida tendrán mis letras.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s