Felicidad…amor…

Fue una de tantas pláticas que tuvimos, de esas que ya no tenemos, de esas que extraño porque me ayudabas a crear un refugio en el que no hacía falta nada más que palabras y una conexión de fibra óptica, ¡Oh, la fibra óptica puede ser tan poética en una noche de verano si entre los ingredientes se encuentra un corazón herido, un corazón con esperanza y mil nostalgias revueltas!

Yo no sé si vuelva a suceder que algún podamos hablar como lo hacíamos antes, porque al final, sí somos hermanos espirituales y nos conocemos bien, sabes demasiado de mí y yo sé demasiado de ti, me lleno de nostalgia cada vez que recuerdo los momentos en los que abríamos nuestra última habitación para poder inspeccionar por si acaso llegara a aparecer algo diferente, algo que pudiera alarmarnos.

Lo que más recuerdo es cuando dijiste -palabras más palabras menos- que todo hombre y mujer al final, sólo buscan una cosa: ser felices…Y yo asentí, estuve de acuerdo, pero hoy creo que no, hoy creo que en el fondo de su alma, en el fondo de su ser, en la fibra más lejana de nervios y sentimientos, un hombre o una mujer, lo que más anhelan es el amor.

No importa la forma, ni importa el tiempo, el espacio, ni nada, en eso consisten las diferencias entre unos y otros, pero creo que, al final del día, todo hombre y toda mujer que se precia de tener algo de humano lo que se pregunta en la intimidad de su soledad es: ¿he amado? ¿me han amado? ¿cómo fue? ¿en qué fallé?

Todos queremos ser felices, sí, pero la felicidad suele ser más abstracta que el amor, la felicidad la puede impirar cualquier cosa, mientras que el amor, el amor es una decisión que surge desde el interior de uno mismo y se refleja en uno o más sujetos de nuestras pasiones y afectos: hijos, hermanos, padres, amigos, trabajo, amantes…

Yo, al final del día, prefiero el amor a la felicidad, mi meta es esa, el amor aunque, admito, ignoro por dónde es que se debe buscar y con qué se come, cómo se disfruta y sobre todo ¿cómo se hace para que no termine, cómo haces para que no te deje herido?

No importa, podría morir mientras busco respuestas a esas interrogantes.

Anuncios

One Comment

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s