Ven

Mil soledades, mil lunas

y ningún camino

me llevó hasta ti.

 

¿En dónde estás

hechicero de mis sueños?

¿A dónde te fuiste a esconder?

 

Caminaré bajo el cielo estrellado

incansable iré a buscarte,

así deba escudriñar

en el interior de un millón de pupilas…

 

¿De qué mundo provienes

hechicero de palabra y de viento?

 

Buscaré en el aullido de los lobos,

en el trinar del ruiseñor,

en el nido de la golondrina,

en el aleteo de la mariposa,

en la represa del castor,

en el panal de avejas,

en las garras del oso gris,

en el zumbido de la avispa…

ahí he de encontrarte, hechicero.

 

Cantaré himnos de amor,

el viento llevará mi voz

hasta los confines de este mundo,

ninguna frontera me va a detener.

Inmolaré mi corazón

lo ofreceré a nuestro encuentro,

debes tomarlo,

beberlo,

desgarrarlo,

amarlo…

morderlo, amarlo…

hechicero, aquí estoy.

 

Otras mil lunas,

otras mil vidas,

otras mil soledades viviré,

para verte llegar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s