Magia

Ven, hechicero de los vientos,

devora mi magia de luna creciente,

antes del ocaso.

Bébete mi calor

con el mismo deseo ferviente

con que una fruta madura

anhela ser mordida.

Si has de robar mi alma

espera a que el tigre

regrese a su guarida;

asegúrate que la luna

se encuentre pletórica.

Abre mi pecho,

sácame el corazón

para que puedas lanzarlo al fuego

de nuestro deseo.

Mientras nos cosumimos

cántame al oído

un himno antiguo

que selle nuestra magia

de viento y de palabra.

Ven, hechicero,

antes del ocaso

pintemos el cielo

para el amanecer,

antes de que las bestias

salgan de su madriguera

y yo vuelva a delirar de placer.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s