Sed III.

Me tienes entre anhelante y sedienta

con la luna llena al filo,

con cada uno de mis huecos

palpitantes y deseosos.

 

Mi selva espesa

ruge a media noche

con cada pensamiento para ti.

 

Y a veces soy desierto,

desierto caliente,

desierto inmenso,

que arde por ser explorado;

desierto sediento y anhelante,

como mis dunas

como mi oasis que fluye.

 

Ven, responde a mi anhelo,

apaga mi sed.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s