Sed II.

Eres mi desierto de mil dunas,

pletórico oasis del deseo,

camino en ti,

toda sobre ti.

Me hundo en el médano caliente,

abrasador me envuelves

llenas poco a poco mi cuerpo entero

con cada uno de tus granos de arena.

Tú arena blanca y brillante,

reflejas el sol,

viajas con el viento,

un día aquí

otro día no.

Caminaré a través de tí,

dejaré mis huellas en tu piel

como un torrente que refresca

tu calor ardiente.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s