Danza…en el día de la danza y siempre…

¡BAILA, BAILA! y movia su cadera y su torso al ritmo de la música con un “swin” casi casi imperceptible, yo lo sentía porque estaba sobre mis brazos…¡baila, baila Adrián! le decía.

Entonces salimos de ahí, hacía mucho calor y había mucha gente, pero Adrián con su libertad de espíritu me liberó a mí, me hizo correr como loquita y me hizo bailar, mal bailar, pero no importaba, ni la cantidad que gente que pudiera estarnos juzgando por estar locos ni nada más.

¡Baila Adrián, baila! Extendía sus alas y mirando al cielo de pronto bajó un poco su mirada hacia mí, me abrió sus brazos como entregándome su corazón y me jaló con sus brazos hacia él.

¡Baila Adrián, baila…baila hoy y siempre!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s