Cada vez que sopla el viento

Cada vez que sopla el viento como ayer, siento que mis pies se despegan del suelo, lucho contra mí y hago lo imposible por mantenerme anclada a la tierra.

Antes creía que era cuestión de bajo peso, yo suponía que mi extrema delgadez provocaba que la gravedad de mi cuerpo se anulara por el poder del viento.

 

No era así, miro a otras personas, menos corpulentas que únicamente luchan por caminar contra el viento, yo lucho por no salir volando, por no unirme al brazo del viento, por no tomarle de la mano y salir de este mundo, por no perderme entre la nubes, por no olvidar que por alguna desafortunada casualidad, nací en un mundo que al parecer no me pertenece, un mundo del que no me siento parte, que está hecho para otros seres, no seres etéreos que tienen las ideas gravitando en otras frecuencias y los ojos en el cielo y en las formas de las nubes, no para seres que vuelan en lugar de caminar.

Anuncios

2 Comments

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s