Un remedio contra la aprehensión

Y si, hoy tengo muchas ganas de escribir, pero me desconcentra la respiración irreglar de Adrián provocada por su alergía exacerbada a causa de estos cambios del estado del tiempo, frío-calor frío-calor-sol-polen y nada de humedad; duerme, miro su cara pacífica y pienso que si está dormido es porque seguramente no hay mayor problema pero luego escucho sonidos en su nariz que me indican otra cosa…

Necesito concentrarme en otra cosa para dejar esta aprehensión que sólo alimenta la horrible ansiedad con la que nací, escribir parece que me puede calmar un poco, asi que trato de encontrar un tema pero sólo me vienen a la mente ideas y sucesos que me provocan mayores neurósis…¡El encantador de perros!¡Claro! El dijo que los perros, por naturaleza, nacen sin complejos, sin culpas, sin neurósis y adquieren todo eso cuando comienzan a ser la mascota de un ser humano y creo, sin dudarlo que aplica también para los niños…ellos nacen puros, pero con el paso del tiempo, los adultos que los educan poco a poco van provocando que esa capacidad se transforme, para bien o para mal.

Lo que sucede es que a veces me gustaría tener un compañero de viaje que pudiera regalarme un abrazo para confortarme cuando las cosas no están del todo bien, cuando yo no puedo dormir porque Adrián está iquieto en su cama revolteándose de un lado a otro; por desgracia (quizá algún dia lo vea como algo opuesto) no había terminado de crecer ni de madurar cuando mi hijo vino al mundo (y eso que joven no soy) a veces soy como otra niña que no sabe cómo calmar el llanto de otro pequeño, que se asustada cada vez que tose o cada vez que se encuentra inapetente, en lugar de pensar que los niños son así, que un día tienen hambre y devoran cuando se les pone en frente, mientras que otros días, sólo agua, sólo jugo, sólo leche…a veces se golpean, otras, no quieren saber del mundo, te ignoran y contruyen su propia realidad.

Pero siempre, invariablemente termino por pensar: esto pasará, algún día lo voy a ver convertido en un adulto, independiente, autouficiente, amado, algún día construirá una vida a parte y estos días en los que no encuentro sosiego ni paz, serán sólo un recuerdo custodiado únicamente por mi mente traicionera, esa mente que no ha hecho otra cosa que atacarme, instigarme, perseguirme y enloquecerme desde que supe la noticia de que iba a ser madre.

Hay ocasiones en las que acude a mí un pensamiento consolador: quizá si me ha tocado luchar sola contra esto, es porque tengo la fuerza interna para hacerlo…es un pensamiento medio bobo, porque la realidad es clara: me toca luchar sola porque las circunstancias así se dieron y de nada valen los lamentos, nadie es culpable y nada se gana con lástima, enojo o ira y de cualquier manera, por mucho que me enoje, siempre termino sonriendo cuando veo frente a mí un par de hermosos ojos sonrientes, con sus grandes pestañas que me distraen como si barrieran mis malos pensamientos y trajeran siempres las mismas palabras a mi mente: ¡Cómo me gustaría tener unas pestañas tan hermosas! Y entonces,  un besito sí cura las heridas y resulta ser la mejor medicina contra el dolor y la desesperación. Ojalá nunca se termine mi medicina.

Anuncios

2 Comments

  1. A veces pareciera que el resto del mundo es nada, comparado con lo que se adora a esos pequeñines, aunque cuando van creciendo llega el momento en que cuestionan todo sin razón alguna. Pero definitivamente vale la pena todo desvelo cuando de hijos se trata.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s