Perla y Olive

Mi apreciado amigo y colega Ferchus me ha dado el pretexto perfecto para continuar con mi serie “Condimentos para una vida con sazón”; sin que esto signifique una réplica porque creo que hasta ahora he procurado dejar que todos digan su opinión y sobre todo que todos podríamos tener diferencias, pero lo importante es expresarse, no obstante, en esta ocasión sentí la necesidad imperiosa de hacer un poco de justicia, aunque ya sabemos, en el sentido estricto de la palabra eso utópico.

“Alabanza en boca propia es un sacrilegio”, dijo nuestro buen amigo Ferchus y entonces, en defensa de dos grandes personas, que aclaro, no necesitan que se les defienda, pero yo siento la necesidad de hacerlo he de escribir ahora lo que ellas me inspiran.

Ambas son dos compañeras de la universidad y si bien es cierto me parece que cuando fuimos parte de las aulas de la facultad, no fuimos las mejores amigas, paradójicamente ahora las encuentro más cercanas, quizá porque hemos descubierto que tenemos muchas cosas que nos acercan intelectual y emocionalmente y preferimos no clavarnos en los que nos podría alejar.

Ambas mujeres, inteligentes y brillantes pero cada una de una manera muy sui géneris; Olivia por su parte, es una mujer cuya principal característica a resaltar es su enorme y hermosa sonrisa, no recuerdo, durante le época en la que tomamos algunas clases juntas un día en el que ella no estuviera sonriendo, es una mujer con una gran  inteligencia emocional y en mis propias palabras yo la definiría como una inteligencia ecléctica porque seguro es de la que prefiere dejar pasar la necedad de las personas; una de las cualidades que más suelo admirar en la gente es que sepan sonreír y que son su sonrisa contagien a la gente, para mí, eso es saber usar la inteligencia emocional.

Por otro lado, de Perla admiro la tenacidad con la que defiende sus ideas y sus principios, su inapelable fuerza para defender todo aquello en lo que cree y sobre todo para defender a quienes siente de su lado, a los suyos, lo suyo. La claridad de sus ideas y la garra que pone en lo que hace.

Ambas, unas guerreras, llenas de fuerza interna y pasión.

Es un verdadero honor para mí compartir con ustedes, no sólo un espacio virtual, sino un espacio que va más allá de las ideas.

NOTA FINAL: Yo no creo que saberse inteligente sea un sacrilegio, antes lo contrario, Santa Teresa de Ávila, Doctora de la Iglesia decía “Humildad es vivir en la verdad”, y creo que hace más falta que nos conozcamos y dejemos la falsa modestia para aquellos que necesitan que los adulen una y otra vez, mientras tanto, quienes conocen sus aciertos y errores, sabrán lo que de verdad significa la palabra humildad.

Anuncios

2 Comments

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s