La niña del “bling blang”

    Recitar!
Mentre preso del delirio
non so più quel che dice
e quel che faccio!
Eppur… e d’uopo… sforzati!
Bah, se’ tu forse un uom!
Tu se’ Pagliaccio!
 

Vesti la giubba e la faccia infarina.
La gente paga e rider vuole qua,
e se Arlecchin t’invola Colombina,
ridi, Pagliaccio, e ognun applaudirí !
Tramuta in lazzi lo spasmo ed il pianto;
in una smorfia il singhiozzo e il dolore…
  

Ridi, Pagliaccio, sul taro amore infranto!
Ridi del duol che t’avvelena il cor!
  

(¡Rí­e, Payaso, de tu amor destrozado!
¡Rí­e del dolor que envenena tu corazón !)
  

(Pagliacci. Vesti la giubba. Rugero Leoncavallo)  

Click  en el título de la ópera para oír Vesti la giuba.

 

Ahí estaba, igual que siempre, donde siempre cada vez que paso por ese lugar a esa hora, con su trajecito amarillo de tela barata, tan delgadita que a contraluz fácilmente se puede ver la delgadez de su figura.

Caminó por un pequeño tramo de banqueta y su caminar hacía como “bling blang bling blang” al compás de un par de globos que acostumbra ponerse en el trasero en un fallido intento por verse graciosa.  

Luego, se para entre los autos y el semáforo; comienza a realizar un pasito extraño, casi como brinco que más bien le ha de servir como metrónomo para agarrar el ritmo y poder lanzar sus tres pelotitas malabarescas; una vez la pude ver de cerca, descubrí que movía sus labios, como si contara o quizá como si cantara alguna tonada que le ayudase a lanzar de manera rítmica sus instrumentos de trabajo.  

Lleva una peluca de hilo blanco, rosado y morado y aunque en cierta ocasión la vi platicar con una señora, por lo general siempre está sola y a cada luz roja es lo mismo: sale, da sus pasitos extraños, luego se detiene y lo hace más adelante, con los autos de más atrás, para que nadie se pierda de su malabar.  

No sé qué edad tendrá porque lleva el rostro maquillado, sólo se puede ver su amplia boca, cada vez que lanza su mueca estudiada; sus ojos fulminantes lanzan llamas, no de amargura sino de rudeza, de saber que su piel está curtida por el sol flameante de medio día y su corazón por la dura vida que por alguna razón desconocida para mí, le tocó vivir.  

Siempre que la veo ejecuta una misma rutina y siempre que la veo me parte el corazón, me asaltan los mismos pensamientos, las mismas dudas, los mismos temores y me golpea el rostro de la misma persona… me azota la sensación del día en que vino al mundo, recuerdo su primer llanto, la primera imagen que tengo de él, cuando la enfermera lo puso en las incubadoras para que entren en calor, cuando lo puso en mi regazo y me trasladaron al pabellón, cómo abría sus ojitos grises para darse cuenta de que ya no estaba en aquel sitio confortable…  

Quizá aquella opresión en mi pecho y aquel pulso acelerado, aquel sentimiento de melancolía tienen más que ver conmigo que con esa pequeña del semáforo en pantalones amarillos, es posible que se deba a mi tremenda inseguridad como madre y a mis neurosis por querer hacerlo todo de cierta forma, a mi egoísmo, pero sobre todo a ese puritanismo que no nos sacamos de la cabeza y de las acciones a ese estúpido sentimiento que nos hace sentir lástima y compadecernos de los demás como si en verdad fuéramos mejores ¿quién dice que esa niñita no es más feliz que yo? ¿quién soy yo para andarme compadeciendo de los demás? Eso me parece detestable, no, definitivamente, de ahora en adelante, cada vez que vea a la niña del trajecito amarillo, regresaré a esa primera imagen que sacó de mis ojos las lágrimas más genuinas de mi vida e hizo a mi corazón dar un vuelco, uno como ninguno he vuelto a sentir y agradeceré a la vida por lo que tengo y por dejarme admirar a la payasita del traserito “bling blang”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s