El “nueveuñas”

Espero que algún día me puedas perdonar por tener que haberme convertido en tu padre, un poco tranquila me quedo porque sé que el amor maternal no te habrá de faltar en la vida con Clara y mi mamá, que tendrás mucha complicidad con mi papá y muchas aventuras con Nacho, pero eso no evita que sienta nostalgia porque hay días en los que me siento muy cansada de ser tu papá, quisiera ser tu madre únicamente, tener la tranquilidad de quedarme en casa y no sentir la aprehensión que siento cada vez que cierro la puerta detrás de mí a veces con tu hermosa sonrisa como última imagen o a veces con tus gritos de molestía y reproche por no quedarme un rato más a jugar contigo.

Sólo quiero que sepas que la razón por la que tu familia está formada de la forma en que está, no es a causa tuya, soy tu mamá y tengo que ser tu papá porque la vida es muy complicada, los adultos solemos ser bastante tontos y complicados, hacemos tormentas en vasos de agua y nos olvidamos de que nuestras acciones a veces pueden herir a la gente que queremos, pero ello no significa que no te amemos, eres un niño muy amado, eres la razón por la que me levanto en las mañanas aunque me encantaría seguir durmiendo, aunque me robes con tus chipleras el tiempo en el que podría estar comiendo, que me quites un bocado para ver si apruebas lo que me llevo a la boca, que me quites la pluma y el papel cada vez que intento escribir, que te la pases tratando de morderme y que a veces lo logres, que me patees cuando te pones a jugar como loquito, que no me dejes dormirme porque quieres seguir jugado y brincoteando en la cama, pero que has irrumpido en mi vid de la forma más maravillosa y la has trastocado hasta lo más hondo.

Ahora que volvía a casa y te vi afuera con Clara esperándome, se me apachurró el corazón al mirar tu carita llorona, aunque sentía tranquilidad de ella estuviera en casa de vacaciones, cuidando de ti, luego, cuando me dijo que habían tenido un mini accidente, fue cuando mi corazón volvió a encogerse y esconderse y pensé “Aaaaaaaaaaay Adrián y ¿ahora qué?

Entonces Clara me explicó que por andar de vago, brincando y poniendo poca atención en lo que haces por querer devorarte el mundo te levantaste la uña del dedito pequeño de tu pie izquierdo, pero era raro porque te veía tranquilo y nuevamente cuando me dijo de manera categórica: “Y lo vas a tener que llevar a urgencias porque yo no pienso quitarle la uña”, puff, mi adrenalina comenzó a manifestarse… pero come, porque él esta bien, sólo hay que hacerle la curación y tú tienes tiempo de comer.

Me senté a comer…pero no terminé porque empezaste a enojarte cuando viste que Nacho salió de la casa con las llaves del auto, jajajajajaja, ¡Qué bien sabes cuando se va a usar el auto! Luego Clara salió contigo en brazos y yo le dí mi ultimo trago al refresco y dejé mi carne y mis papas en la mesa esperando que estuvieran ahí a mi regreso.

Cuando llegamos a urgencias había tanta gente que me regresé de la puerta y le dije a Clara -hay mucha gente, mejor vamos a la Cruz Roja- y por fortuna queda a la vuelta y ahí no había gente; salió  una enfermera muy gentil y nos pasó a mí contigo en brazos y a un joven que estaba herido de algún accidente a causa de su estado de ebriedad, me pasó a un cubículo y me preguntó si estaba muy mal tu uña, le dije que no tenía -ni idea porque mi  hermana le puso este pedacito de tela adhesiva para que no se le siguiera levantando la uña- en eso ella, tan gentil como fuerte te quitó el pedazo de tela con todo y uña, jajajajajaja, lloraste, claro que lo hiciste, con patada y grito, pero al final de cuentas, ni te percataste de lo que implicaba ya no tener uña y yo sentí tanto alivio cuando la enfermera me dijo -no hay necesidad de traumatizar al bebé con una curación que no hace falta, sólo lavelo con agua y jabón y si tiene molestia, dele un poco de tempra, pero no le ponga nada en su dedo, deje que seque y sane solita- y sólo me pidió tu nombre y edad.

Luego salimos de ahí y fuimos a dar un leve paseo por el centro…desde entonces eres “el nueve uñas” y esta semana, por lo pronto te libras de las clases de natación pero yo tengo una preocupación que no tenía esta mañana cuando salí de casa: cuidar de que tu dedito no se infecte.

Ahora duermes muy tranquilo sin que nada te preocupe, duerme mi pequeño, duerme, que mientras duermes, puedo ser sólo yo…tu madre…

Anuncios

4 Comments

  1. Pobre Adrián, deberías pensar la opción del casco y el traje de goma tipo “monito de Michelin” para que no se lastime no crees??? jejeje, es broma!!!

    Ese niño jamás tendrá nada que intentar perdonarte mi estimada. . . por el contrario deberá de estar agradecido de una manera permanente . . . tal ves no sea en el corto plazo que lo haga evidente, pero tarde o temprano se dará cuenta de la heroína que tiene como padre-madre . . .

    Saludos, para ti y para el nueve-uñas!!!

    Responder

  2. Muchas gracias por el comentario mi querido señor Hermosillo y aunque lo digas de broma, desde que ese niño comenzó a moverse mi cabeza ha fantaseado con cualquier cantidad de “armaduras” protectoras para salvaguardar su integridad física…jajajaja.

    Responder

  3. Ninnia, tienes a tu cargo un espartano, ¡Qué esperabas! su madre es la Furia, esa furia que le viene desde tiempos antiguos y que se manifiesta en fuertes vendabales, ¿Qué quieres?
    Prefieres acaso un frasco de vidrio para guardarlo, un autómata domesticado, un ser estático y taciturno.
    No lo creo…poco a poco ambos iran aprendiendo a vivir además el no necesita nada más, sabe a lo que ha venido y por algo se escogieron mútuamente en esta vida.

    Bexos grandes y fue un verdadero placer verlos.

    Responder

  4. Gracias mi querida Malainfluencia Castradora y viste que a él también le dio mucho gusto verte…y no es por nada pero aquí entre nos me contó un secretillo, me dijo que esa compañía tuya del sábado parecía buena, obvio caras vemos corazones no sabemos, pero por lo que se veía parecía agradable. Saludos y buen viaje!!

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s