Hijos

Este lunes una reflexión que escuché en el capítulo de Grey’s Anatomy llamó poderosamente mi atención, la Dra. Calíope Torres le pregunta a la Dra. Miranda Bailey -¿Cuándo es el mejor momento para tener hijos?

-Los hijos te quitan todo –respondió- no te dejan dormir, lloran por todo, te quitan todo lo que tienes, tu tiempo, tu libertad, tu espacio, a ti misma, así que tú preguntaste ¿cuándo es el mejor momento para tener hijos? Nunca…

No obstante, lo que la Dra. Bailey dijo, fue dentro de un contexto en el cual hizo ver a la Dra. Torres que, cuando el deseo de tener hijos se presenta, uno debe omitir ese tipo de racionalización como argumento para decidir si es adecuado tener un hijo en tal o cual momento.

Suena complicado pero no lo es, yo veo a mis amigas con hijos y entonces respiro aliviada porque pienso: claro, ellas también pasaron por las angustias, frustraciones, desvelos, dolores,  incertidumbres, cansancios, tristezas, que yo y, así como ellas, muchas otras mujeres, mi propia madre… pero eso no significa que sienta con menor intensidad, quizá mucha gente que me conoce podría decir que lo último que hubieran imaginado de mi es precisamente el ser madre y están en lo cierto, porque ser madre implica para mí el sentimiento más sobrecogedor que he podido experimentar en la vida; nada como la maternidad me ha hecho sentir más plena y más frustrada a la vez, más feliz y más angustiada, insegura, pesimista, iracunda y furiosa, nada…

Pero tampoco existe algo que me haya dado una satisfacción más grande, nada ha alegrado más mi vida que escuchar por primera vez los latidos del corazón microscópico de un ser que apenas media dos centímetros, nada ha llenado más mi existencia que la sonrisa o el grito de alegría de mi pastelito de manzana, cada vez que regreso de trabajar…

Y sí, este no era el momento para tener un hijo, pero nunca o hubiera sido, porque los hijos irrumpen intempestivamente en la vida de sus padres, incluso cuando se trate de hijos planeados y bienvenidos, pero creo, sin dudarlo, que se trata de la irrupción más maravillosa que un ser humano pueda experimentar.

Anuncios

6 Comments

  1. Qué te puedo decir de esos pequeños tiranos dictadores faéricos. Luego llega un momento en que nos dicen: ¡Por qué te metes en mi vida!
    Entonces uno responde: ¿Quéeeeeeee, TU eres quien te metiste a la mía y le haz dado mil giros de 360grados a la velocidad de la luz?

    Pero estoy de acuerdo contigo, cada minuto fae vale su tiempo en diamante.

    Bexos

    Responder

  2. Tienes razón, planeados o no, los hijos irrumpen intempestivamente en nuestras vidas; nos hacen maravillarnos de nuevo ante las cosas más sencillas, redescubrirlo todo a través de sus ojos.

    Responder

  3. Si Cecilia, a mi lo que me gusta es que en realidad estoy viviendo la etapa de bebé apenas, porque obvio no recuerdo mis días de bebé, así que es una etapa que vivo y disfruto al al mismo tiempo por primera vez.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s