Corazón de Sirena. Corazón de Furia.

Todo depende del corazón, en sentido figurado, porque todo el mundo sabe que uno ama con el cerebro y quizá la razón por la que atribuimos esta facultad al corazón es por la opresión que solemos sentir en el tórax cada vez que vemos al ser amado o cada vez que se va; pero así voy a decirlo: cosas del corazón en todo lo que se refiere al corazón y las emociones.

*.*

–          ¿Tienes miedo de enamorarte de mí? –preguntó.

–          No es que tenga miedo, es que no quiero –fue lo que debí responder, pero sólo me limité a decir: No, eso no debe dar miedo.

*.*

Ahora que lo analizo, es eso precisamente lo que debí decir: no tengo miedo, simplemente no quiero enamorarme, porque no es práctico.

El corazón no puede sufrir tantos dolores, ¿cuántas fracturas puede sufrir antes de dejar de servir? No. ¿Por qué exponerlo a lo irremediable cuando en realidad sí se puede evitar?

Pues bien, la historia ya es conocida, hace muchos años una hermosa sílfide, libre y llena de vida por fortuna o infortuna se enamoró de un fauno lleno de artimañas para engañar dulces hadas ingenuas, quizá todo se dio porque la sílfide sólo estaba familiarizada con la luz y el aire, mientras que aquel fauno era todo misterio y todo obscuridad.

Como era de esperarse, el fauno rompió el corazón de aquella sílfide e incluso, un trozo se robó, pero luego, por remordimiento lo regresó mientras la sílfide dormía, por lo que ella, que ya tenía mucho tiempo sintiendo que algo le faltaba, un buen día de pronto sintió que sólo estaba adolorida, eso fue porque su corazón que nunca había sentido pena alguna, estaba remendado y no era un buen trabajo aquel remiendo, pero ¿qué podía hacer? Por lo menos tenía todo su corazón completo, roto pero completo.

Luego, se dedicó a observar el mundo, le parecía distinto ahora, quizá porque ya no le parecía tan perfecto, ahora podía notar la falta de luz en algunos rincones, se dio cuenta de algo tonto que en realidad nunca había notado: las flores morían cada cierto tiempo, el día tenía tiempos de obscuridad y la tristeza se sentía como el frío.

Pero igual se dejó atrapar por otro de esos seres mágicos, pero este más terrible le pareció, era un licántropo que de día parece una persona normal pero en noche de luna llena se transforma en un horrendo ser que sólo lástima a los que supuestamente él conocía como los suyos, esté además era hipócrita porque se acercaba a tiernas criaturas necesitadas con cara de bondad y una vez que se descuidaban, sus fieros colmillos les clavaba en el corazón.

Luego, luego la vida pasó ella se transformó, para no sufrir tanto con su corazón de sílfide bondadosa, decidió cambiar su patrón y terminó como una geniecilla del viento, sin apego por las cosas, pero el amor traspasa toda frontera, encontró otro ser, pero la historia no resultó como ella imaginó, así que optó por dejar que su corazón remendado se definiera de otra forma y color; el problema es que al parecer no hay un punto medio y el hecho la está transformando en una furia…

*.*

Por eso me gustaría haber sido una sirena, haber nacido con el corazón frío, lejos de la pasión y el dolor humano, nunca haberle regalado mis emociones y sentimientos a nadie para que no fueran pisoteados ni maltratados y poder nadar por la profundidad de los mares, admirando la belleza del coral sin mayor preocupación que las corrientes marinas.

Pero nací con el corazón ardiente como un carbón, listo para incendiar y por mi camino muchos faunos con tridentes se han cruzado y le han clavado sus dientes dolorosos y profundos, ahora muchos agujeros tiene mi corazón y por esos agujeros sangre brota a borbotones, cae derramada por cada sitio que paso y ahora sólo me resta ir limpiando lo que dejo, tomar mi corazón agujerado, picoteado, roto, quebrado, remendado, sanguinolento, amoratado, guardarlo en un pequeño estuche y colgármelo a un costado, para que, cuando salga de noche a vengar mi furia, nadie pueda saber dónde lo traigo, porque en el pecho corre el peligro de interceptar otra flecha.

Ahora volaré de noche con mi corazón de furia, tratando de encontrar qué hacer con mi pasión dolorosa y parchada.

Anuncios

2 Comments

  1. Pues si quieres te hago un torniquete, a mi me ha funcionado, aunque debo ser cuidadosa, por que los torniquetes también pueden necrosar el área.

    Otro beneficio es que lo puedes soltar un rato y dejarlo sangrar para que la sangre contaminada brote y limpie el corazón.

    En fin…de torniquetes y asuntos coronarios.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s