Día dos. Principio Básico No. 2.

Dos cosas son sagradas en tu trabajo: Tú trabajo y tu jefe.

Si no lo puedes entender y asimilar, entonces estás frito.

El trabajo nos proporciona “estabilidad y nos define como personas; nos da el sustento diario y nos otorga la posibilidad de dar lo mejor de nosotros mismos a la sociedad,  establece la oportunidad de construir un mundo (nuestro pequeño mundo, no vayamos tan lejos) mejor del que había cuando llegamos”; nos da el motivo para levantarnos cada día a luchar por ser mejores aunque estemos a -3° C y nos congelen los dedos al teclear en la computadora. Es lo que nos permite decir: puedo y lo voy a lograr.

Si una persona no está contenta o feliz con lo que hace, sólo tiene dos opciones: aceptarlo y manejarlo o dejarlo e ir en busca de algo mejor que le proporcione esa sensación de tranquilidad.

Pero ¿Por qué el jefe es sagrado? Porque es la línea directa de autoridad a la que se debe rendir cuentas, si eres tu propio jefe, tienes esa suerte pero también una mayor responsabilidad. Si por el contrario, tienes un jefe a quien rendirle cuentas, también eres afortunado, porque dirigir gente es una de las mayores responsabilidades que uno pueda tener en la vida laboral.

La figura de autoridad conocida como jefe debe representar para todo trabajador, el mayor de los respetos, porque de dicha relación: jefe-subalterno, depende la armonía del ambiente laboral y la salud mental de todo trabajador.

Por eso los dos elementos que más importancia representan en dicha relación, sin duda son la lealtad y el compromiso, sin ellos, tu actividad diaria queda incompleta y libre de toda pasión y sin pasión el mundo no podría sobrevivir. Furia Dixit.

Anuncios

One Comment

  1. ¿Sabes? Creo que el mayor reto que tiene un jefe es poder encontrar un balance entre su personal, luego el jefe acaba siendo hasta psicólogo.

    Otro punto importante es el respeto que se tenga entre jefe-subalterno. Y pues lamentablemente hay personas que se encuentran en un trabajo por que llegan a una zona de confort con los años y se quedan ahí, ni les gusta lo que hacen y lo peor es que se dedican a obstaculizar el trabajo de los demás.

    Ahí está el verdadero reto…
    En fin, viva el trabajo y afortunados los que lo tenemos y nos apasiona.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s